El diario del Pibito Barro: Día 18

 

No me animé. Vergüenza y miedo retomar la nocturna. Siento que ya es tarde, que no aproveché el momento y ahora ya fue.

 

Pisar de nuevo el aula no me trae buenos recuerdos.

 

La escuela, que debería haberme ayudado a salir de la calle o enderezar mi camino que ya venía chueco, hizo todo lo contrario.

 

En el baño conocí la droga y la delincuencia.

 

En primer año: el prensado paraguayo y a punguear en el bondi.

 

En segundo año: la merca y a andar de fierro. Mi perdición. Lo que me arruinó y me sacó años de vida.

 

No quiero escribir sobre eso. Me hace mal. Es remover toda esa mierda que por suerte abandoné.

 

Tengo que encontrar las palabras para hablar de lo que quiero olvidar y usarlas para cicatrizar.

Escribo para sanar.

 

Quizás esa sea la intención de este diario.

 

 

Somos Conurbano / Todos los Derechos Reservados