El Diario del Pibito Barro: Día 59

Observar a las personas es algo que hago desde hace años. Me gusta ir a la plaza, preparar unos mates y quedarme pillo mirando a la gente. Puedo estar horas en esa secuencia.

 

 

Con el tiempo aprendí a sacarle más o menos la ficha a la gente. No me baso en la ropa, en qué están haciendo ni en las palabras que usan al hablar sino en los gestos y en los silencios. Cuando una persona no habla, se queda en el molde y simplemente está perdida en un pensamiento… Es en ese momento cuando se filtra la verdad de lo que somos.

 

 

No sé bien cómo mierda explicarlo. Mi Viejo decía: “A las personas no hay que escucharlas cuando hablan. Hay que mirarlas atentamente como si estuvieses mirando por primera vez al mar. Al principio es un flash, no podés entender cómo toda esa agua no decide matarnos. Nos impone respeto y miedo. Y si decidís meterte al mar, sabés que hay una posibilidad, que si te pasás de vivo, te deja flotando, sin vida y te devuelve a la orilla para que todo el mundo sepa que con él no se jode.”

 

 

El Viejo conoció el mar de grande. De pibito nunca tuvo vacaciones. Recién cuando pegó un laburo piola: reventó con su banda un camión blindado que llevaba toda la guita del mes de un banco Nación, nos llevó a la costa. Alquiló un departamento dos semanas en Santa Teresita.

 

 

Después de ese viaje, el viejo se rescató un rato. El mar, por alguna razón, le hizo bajar unos cambios. Le prometió a la Vieja que iba a dejar de afanar. Promesa que duró menos que una birra con los pibes en la esquina. A las tres semanas, estaba en la joda de nuevo.

 

 

Al Viejo siempre le gustó punguear. Lo hacía desde que era guachín. Su viejo, abuelo que nunca llegué a conocer, se lo había enseñado como un juego. Punguear, para mi viejo, siempre fue eso: un juego. Se divertía, nunca lo vio como algo malo. Cuando creció y se dio cuenta de que era una gilada, lo dejó de hacer. A mí nunca me lo enseñó, ni me alentó a hacerlo. Pero más de una vez me dijo: “si lo vas a hacer, acordate del mar…”

 

 

Somos Conurbano / Todos los Derechos Reservados