Ituzaingó, a 6 años del Ni Una Menos

A 6 años de la irrupción del “Ni Una Menos”, ese grito colectivo que nació del hartazgo por otro femicidio y se expandió para cuestionarlo todo, desde Somos Conurbano dialogamos con Marita Godoy Fava, titular del Consejo de Mujeres, Géneros, Diversidad y Derechos Humanos de Ituzaingó, para reflexionar sobre la actualidad de las problemáticas de género desde una mirada territorial y abordar en forma tan amplia como puntillosa las respuestas que busca dar el Estado en sus distintos niveles.

 

Antes de zambullirnos de pleno en la entrevista, les proponemos repasar brevemente algunas de esas respuestas que se están generando desde el Estado y que serán abordadas en esta charla. El programa nacional “AcompañAR” brinda apoyo económico por 6 meses a mujeres y personas LGBTI en situación de violencia, con el objetivo de contribuir en el corto y mediano plazo a la creación de condiciones para la construcción de un proyecto de vida autónomo. Asimismo, la provincia de Buenos Aires instrumenta el fondo de emergencia para violencias de género, que otorga subsidios de oficio ante situaciones de fehacientes necesidades o para atender contingencias de carácter humanitario.

 

Por otra parte, el programa nacional “GenerAR” motoriza la institucionalización de las políticas de género y diversidad, especialmente en los municipios, y en la misma línea el programa provincial “Comunidades sin violencias” apunta a fortalecer los diseños institucionales contra las violencias de género en los 135 municipios bonaerenses. Todos estos ejes irán entretejiéndose en la charla.

 

Marita, ¿cuál es hoy la principal preocupación que guía los esfuerzos del Consejo de Mujeres, Géneros, Diversidad y Derechos Humanos de Ituzaingó?

 

- Como todo el mundo, estamos muy preocupadas por la situación económica y sanitaria. En este contexto de pandemia y encierro, intentamos que no se pierda la comunicación ante situaciones de violencia de género. Habilitamos un teléfono de guardia las 24 horas, donde se puede llamar o enviar whatsapp, atendido por profesionales. Buscamos estar cerca todo el tiempo, haciendo un seguimiento en los casos más graves donde todavía se convive con el agresor. No siempre esto se resuelve con la denuncia, hay ocasiones en las que la violencia continúa y es difícil la independencia, más en este contexto.

 

 

Justamente a apuntalar las posibilidades de autonomía apuntan programas que el Municipio está instrumentando junto a Nación y Provincia. ¿Cómo se viene trabajando con el programa AcompañAR en el Distrito?

 

- Viene muy bien, en Ituzaingó estamos inscribiendo al AcompañAR desde noviembre del año pasado. Hasta abril hubo 112 solicitudes presentadas, de las cuales se aprobaron 107. También hay 36 solicitudes presentadas para el Potenciar Trabajo, de las cuales fueron aprobadas 28. Hay que recordar también que al cumplirse el período del AcompañAR es posible pasar al esquema del Potenciar.

 

 

¿Tienen identificadas particularidades que se presentan con las problemáticas de género dentro del mapa territorial de Ituzaingó?

 

- Por supuesto que los barrios más vulnerables son los que peor la están pasando y donde más tratamos de acercarnos a través de un trabajo descentralizado: desde marzo tenemos un equipo atendiendo todos los días de 8 a 15 en Villa Udaondo -en La Torcacita- y otro en San Alberto -en el centro de desarrollo Juana Azurduy-. Son las poblaciones más alejadas del centro y con más vulneraciones; la idea es que no tengan que viajar para acercarse a una entrevista ni afrontar gastos de traslado, por eso trabajamos descentralizadamente y no dejamos de estar nunca presencialmente allí.

 

 

Respecto al colectivo LGBTI y especialmente la comunidad travesti-trans, históricamente vulnerada en derechos básicos, ¿qué respuestas se están brindando?

 

- Armamos una comisión del FINES destinada al colectivo travesti-trans. La concejala (María Luján) Guasp nos presentó una propuesta en este sentido y la cursada ya empezó a funcionar hace un mes. La idea es que, cuando esté en plena implementación el cupo laboral travesti-trans, puedan tener ya una formación y así acceder a empleos más calificados. También estamos gestionando sumar al AcompañAR a travestis y trans que están en situación de prostitución, sin otra alternativa, atravesando múltiples violencias en forma cotidiana y con muchas dificultades para subsistir.

 

 

MASCULINIDADES Y MICROMACHISMOS

 

“Este año pusimos el acento en la atención a varones. Creemos que es fundamental dejar de poner el acento en la mujer, que es la que tiene que hacer la denuncia, cuidar a los pibes, seguir el expediente judicial, venir a las citaciones… Algo hay que hacer desde el Estado con ese agresor que va estableciendo relaciones con las mismas características. En Ituzaingó generamos un dispositivo psicosocioeducativo que trabaja los impulsos, qué les pasa a los varones previo a la agresión física o la violencia psicológica. Los equipos hicieron capacitaciones y tenemos la supervisión de la Red de Equipos de Trabajo y Estudio en Masculinidades, que hace muchos años trabaja este tema”, explica Marita y anticipa que "en agosto y septiembre vamos a hacer jornadas intercolegiales para abordar las relaciones violentas y las nuevas masculinidades a través del arte”.

 

Se hace evidente también la necesariedad de deconstruir los vínculos “tóxicos” que se siguen forjando al calor de los celos, las posturas posesivas…

 

- Hace muchos años que el Consejo trabaja el tema de noviazgos violentos en las escuelas. Las redes, el celular, pasan a ser herramientas de control cuando se establecen vínculos tóxicos. “Me dijiste que te ibas a dormir y son las 2 y te veo en línea? Mándame tu ubicación? Con quien estás, a ver foto?..” Todo esto que sucede lo venimos trabajando con los jóvenes. Es imprescindible poder ver estos indicadores de micromachismos, de violencias, en este tipo de relaciones, cuando se inician, porque previene todo lo otro que puede terminar en un femicidio. El femicidio es el final de un camino plagado de estos micromachismos, que hay que verlos, no naturalizarlos y deconstruirlos para que no escalen.

 

EMPODERAR AL ESTADO

 

A la par de un movimiento feminista empoderado, se observa un esfuerzo en pos de empoderar al Estado para dar respuesta a esta demanda social, con herramientas como el programa Generar, la Ley Micaela, el fondo provincial de emergencia…

 

- La Ley Micaela es anual y obligatoria. La llevamos adelante en 2020 y nuevamente este año, capacitando a todo el municipio, 2.300 empleados aproximadamente: en 2020, 800 agentes municipales recibieron la capacitación y este año volvemos por los que no la hicieron y para profundizar con quienes se capacitaron el año pasado.  

 

El Fondo de Emergencia, en tanto, es poco dinero pero nos ayuda un montón para sacar adelante situaciones de urgencia por violencia de género. Pasó a ser una herramienta fundamental, ya que nos permite dar respuesta inmediata a emergencias. Viene funcionando muy bien y lo trabajamos junto a la Mesa Local por la no violencia, integrada por distintas organizaciones, instituciones y áreas.

 

Y el programa Generar nos permitió armar en marzo el dispositivo de atención a varones a la vez que reforzar el dispositivo de mujeres que ya venía funcionando, obviamente en espacios diferenciados.

 

¿Ituzaingó va a implementar el programa provincial “Comunidades sin violencia”?

 

- Tenemos presentado el proyecto y ya está todo aprobado, ahora estamos esperando con ansias la firma del convenio, porque nos va a dar la posibilidad de reforzar los equipos: ya tenemos el dispositivo de atención a varones, tenemos un dispositivo de atención a mujeres en situación de violencia y queremos armar un dispositivo para diversidad, necesitamos el apoyo para formar ese tercer equipo.

 

Los femicidios y travesticidios siguen siendo un tema tan grave como hace 6 años, cuando emergió el grito colectivo de “Ni Una Menos”. ¿Qué sentís que le falta todavía el Estado para dar respuestas?

 

- Se está haciendo un trabajo muy interesante en relación a las situaciones de alto riesgo. En el Distrito, hay 24 tobilleras colocadas y 623 botones antipánico por situaciones de violencia. Es un montón. Creo que está faltando una instancia superadora, sé que el Ministerio está investigando el tema y trabajando para tener una herramienta superadora ante las situaciones de alto riesgo y que no haya más femicidios.

 

En la Justicia, fundamental,  falta un registro único de antecedentes por violencia de género. No puede ser, como pasó en el caso de Úrsula (Bahillo, asesinada en febrero en la ciudad de Rojas por su ex novio, agente policial) y en otros, que aparezcan un montón de ex parejas que habían denunciado al mismo agresor en otro departamento judicial u otra localidad y eso no estaba unificado y la respuesta sea que en la fiscalía hay una cosa, en el juzgado otra y nadie reunió la información para medir la peligrosidad del agresor. Es fundamental un registro único, de esto hablamos entre otras cosas al plantear una reforma judicial transfeminista. No podemos seguir perdiendo tiempo. Ahora se está trabajando en el Registro Único de Casos (RUC), esto es fundamental también para no revictimizar a la mujer, que no tenga que peregrinar por un montón de espacios contando y denunciando lo mismo. Debe haber un Estado inteligente que evite esa revictimización.

 

 

LA SOCIEDAD, A 6 AÑOS DEL "NI UNA MENOS"

 

¿Cómo ves a la sociedad a 6 años del “Ni Una Menos”?

 

- Hubo un avance cultural importante. Hay más varones preocupados y ocupados en las problemáticas de género, revisando qué cosas se están haciendo mal, tratando de modificar conductas, de realizar aportes. Creo que falta mucho y que los cambios van a venir realmente de la mano de las juventudes, que la tienen más clara. Pero el cambio ya está iniciado. El camino es largo, pero el cambio cultural será posible. Y el Estado está haciendo un aporte fundamental para este cambio, hay un abismo entre tener un Ministerio y no tenerlo: ahora nos sentimos acompañadas.

 

¿Y la comunidad de Ituzaingó?

 

- La comunidad local está sensibilizada y es consciente. Hace más de 10 años que esta temática es política municipal, hay una firme decisión política de tener un Ituzaingó más justo e igualitario.

 

Por supuesto que falta, que se necesita mayor participación, pero la sociedad se siente interpelada.

 

 

DATOS DE CONTACTO

 

Consejo Municipal de Mujeres, Géneros, Diversidad y Derechos Humanos: Las Heras 30, Ituzaingó.

Tel: 4624-0898 // Línea Guardia 24 Hs: 11 6936 3750

 

Línea Nacional 144 // 11 2771 6463 // linea144@mingeneros.gob.ar

 

Somos Conurbano / Todos los Derechos Reservados