Norita: "Vivo este momento del país con mucha expectativa"

Al borde de los 90 años y con su espíritu de lucha siempre en modo activo, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas señala que está viviendo la nueva etapa abierta en el país el 10 de diciembre con muchas esperanzas, pero también desliza sus primeras reflexiones críticas, que espera lleguen a oídos de Alberto Fernández. “Lo que vemos mal o equivocado lo tenemos que decir para que el Presidente lo corrija”, advierte.

Todas sus definiciones en torno al nuevo gobierno, sus críticas a integrantes del gabinete nacional y bonaerense, el caso mendocino, el debate por la legalización del aborto y el cambio político en Morón -su distrito de residencia-, en esta entrevista con Somos Conurbano. El contexto de la nota: la presentación del libro "El Lado Norita de la Vida", el libro que repasa su historia de vida = lucha, a través de conversaciones con el escritor y psicólogo Pablo Melicchio. La obra fue declarada de interés municipal y deliberativo el pasado jueves por el Concejo Deliberante de Morón.

 

¿Con qué sentimientos vivís la nueva etapa que se acaba de abrir en el país el 10 de diciembre?
- Vivo este momento con mucha expectativa y mucho deseo de que las cosas salgan bien, que después de las pérdidas que hemos tenido durante los últimos 4 años nos podamos ir recuperando.
Quisiera que toda la gente que integra el gobierno ponga buena voluntad. Hay personas en el Gobierno a las que aprecio, pero no todos representan lo mismo. A mí no me gusta que estén (Felipe) Solá, (Sergio) Berni y (Sergio) Massa. No me gusta que Solá (flamante canciller) represente al país entero, a mí no me representa. Creo que debe ser investigado por las muertes de Kosteki y Santillán. No podemos andar tapando estas cosas, tienen que pasar por la Justicia. ¿El Presidente quiere que le digamos si algo no va bien? bueno, yo digo que tiene que rever un poco el gabinete.

 

¿Ya le acercaste tus reflexiones críticas al Presidente?
- Filmé un video en el que le dije al Presidente que no me parecía bien lo que estaba pasando en Mendoza, el cambio en la ley que nos protegía del veneno y la represión a las protestas. Él podrá decir que no puede inmiscuirse en la política de una Provincia, pero sí puede tirar una línea y hacer que se respete.
También falta una buena comunicación respecto a los jubilados. Hay que ponerse frente a un micrófono y dar abiertamente la información para que todos sepamos con claridad cómo son las cosas.
Lo que vemos mal o equivocado lo tenemos que decir para que el Presidente lo corrija. Si lo decimos, lo va a hacer; si nos callamos y no sabe qué opinamos, no va a ir bien la cosa.
Hay que darle tiempo. Tenemos que ir caminando, despacito. Tener comunicación, tener diálogo, abrirse a las reflexiones críticas va a ser lo mejor para avanzar por el camino deseado.

 

¿El 2020 será el año de la legalización del aborto?
- En 2020 será ley. (El ministro de Salud) Ginés González García tiene una clara noción al respecto y vamos a ver que ya se dará nuevamente todo el debate público. Esperemos ese debate.

Como vecina castelarense de toda la vida, ¿cómo ves el cambio de gobierno en Morón?
- Nunca conocí personalmente a (el ex intendente Ramiro) Tagliaferro. A (la ex gobernadora María Eugenia) Vidal sólo la vi en una oportunidad, pero ella se apartó del camino cuando mudó a vivir a un ex centro clandestino de detención.
Me gusta que haya asumido Lucas (Ghi), lo conozco hace mucho. El pueblo de Morón va a estar contento con su mandato.

 

Somos Conurbano / Todos los Derechos Reservados 

Lucas Ghi: "Sueño un Morón que trabaje por la dignidad de nuestro pueblo"

Somos Conurbano entrevistó en exclusiva al intendente electo de Morón, Lucas Ghi, a días de su asunción. Sus principales definiciones sobre el próximo gabinete. El Morón que deja como herencia Tagliaferro y el Morón que anhela. La ola feminista al Gobierno. Cómo será la ceremonia de asunción.

 

A continuación, reproducimos el reportaje completo de Somos Conurbano a Lucas Ghi.

 

¿En qué estado de situación asumís el Municipio?

Estamos accediendo a información que nos preocupa mucho, sobre todo por el nivel de endeudamiento del Estado. Sólo con un proveedor, con el servicio de recolección de residuos, la deuda supera los 500 millones de pesos. Y sabemos que hay muchos otros proveedores con cuantiosas sumas para reclamar. Pero también preocupa mucho la deuda social, la deuda humana, que tiene que ver con temas muy sensibles: Morón no tenía comedores comunitarios, hoy hay 50 espacios que de no existir tendríamos cientos de familias que no tendrían garantizado algo tan elemental como la comida; escuelas que están parcial o totalmente clausuradas porque tienen paredes electrificadas, desagües obturados, servicios de gas cortados. La situación productiva y comercial: basta caminar alguna cuadra para encontrar locales cerrados. Estimamos que son entre 800 y 900 los locales que cerraron en Morón, con el impacto que eso tiene en la actividad, en el consumo, en empleos que se pierden, en tasas que no se pagan. El parque industrial mismo… Morón tiene un parque industrial señero, emblemático: hoy tiene espacios vacantes.

La deuda financiera-económica y la deuda social configuran un escenario muy delicado. El desafío es revertirlo, para eso asumimos. Nos interpela, nos moviliza el desafío. El escenario es complejo y vamos a trabajar mucho para estar a la altura de ese desafío.

 

Se acumulan las urgencias: el Hospital Municipal en estado desolador, cada vez más gente en situación de calle… ¿Cuál es el plan para afrontar estas urgencias, que requieren medidas inmediatas?

Tenemos una agenda de compromisos que tiene que ver con todo esto.  Para poder salir de la emergencia alimentaria, estamos trabajando con los equipos de Nación con un programa de seguridad alimentaria que se va a implementar desde los primeros días de gestión.

En materia sanitaria, el compromiso es llevar adelante una licitación pública nacional para recomponer el stock de la farmacia para que el hospital cuente con los insumos elementales para poder funcionar, que es una demanda de todos los trabajadores y trabajadoras del Hospital.

En materia habitacional, no se ha construido un solo metro cuadrado: no hubo política pública de vivienda. La situación con los créditos UVA también es muy delicada, ya nos hemos reunido con algunas familias. Y tenemos situaciones de indigencia, con muchas familias en situación de calle: estamos trabajando con los equipos de Axel (Kicillof) en Provincia y en Nación con los equipos de lo que será un flamante Ministerio de Vivienda  para llevar adelante políticas públicas de abordaje de la emergencia. No va a ser la solución estructural  pero sí pensar en intervenir para que nadie quede a la intemperie. Esos compromisos los vamos a ir materializando con absoluta celeridad porque son cuestiones que no pueden esperar, no admiten postergación alguna. Desde el 28 de octubre mismo empezamos a tender puentes con quienes entendíamos podían ser nuestra contraparte a nivel nacional y provincial y desde este mes eso se va a ver reflejado en el territorio.

 

Una vez que se puedan superar las urgencias, cuáles van a ser los ejes de tu gestión, las políticas públicas que definan la impronta, la identidad, de tu gobierno?

Hay que reorientar la gestión a través de algunos pilares que fueron muy distintivos de nuestra ciudad.

La participación: decidamos juntos qué ciudad queremos. Para eso hay que generar los espacios y las políticas públicas que convoquen a la participación.

La planificación: el futuro no se auto-engendra, el futuro hay que inventarlo. Y eso tiene que ver con una fuerte decisión desde la política. ¿Cuál es el Morón que soñamos? ¿Es fruto de la interacción espontánea de fuerzas que uno no conoce o responde a la planificación de una ciudad que procure ser más integrada, menos desigual, que valore su diversidad, que nos contenga a todos y a todas..? Eso tiene que ver con una decisión de Estado de construir en conjunto. En el 2005 planteamos el plan (de desarrollo estratégico) 2020 y pensábamos que no llegaba más, y hoy está a la vuelta de la esquina… hay muchas cosas que se hicieron y otras que quedaron pendientes: esos pendientes tienen que ser el insumo para construir el Morón que queremos de cara al futuro.

Y la transparencia es un valor para mí: rendir cuentas, que nadie tenga dudas sobre cómo se gasta cada peso que entra al Municipio, la ética en el ejercicio dela función pública es un capital.

En estos años se ha desdibujado mucho el paradigma que Morón supo expresar en materia de innovación contra la corrupción. Yo creo que esto tiene que ser también un mito refundacional. Es importante hacer las cosas y también mostrar cómo se las hace.

Y después pensar en clave de futuro las potencialidades de nuestro distrito: ¿queremos una ciudad dormitorio o de verdad queremos una ciudad que ofrezca posibilidades de desarrollo individual y colectivo, desde lo laboral, académico, productivo, recreativo, artístico? Tenemos las condiciones para encarar el desafío.

 

La noche de tu victoria electoral hablaste que tu gobierno no va a ser ajeno a la “ola feminista”, ¿cómo se va a expresar eso, tanto desde la conformación de los equipos de gobierno como en la política pública?

Vamos a tener una Secretaría de Género y Disidencias que va a estar en la máxima instancia de decisión de las políticas públicas, va a formar parte del gabinete. También tomamos la decisión de la paridad de género en materia de conformación del gabinete. No queremos prescindir de ninguna compañera con vocación y voluntad de trabajo. Y después pensamos en construir una matriz de política pública en donde la perspectiva de género no tiene que ver con un compartimento estanco del gobierno sino que es una constante que recorre transversalmente el Gobierno. Pensar la política sanitaria con perspectiva de género, pensar la política habitacional con perspectiva de género, la política cultural, etc. No es pensar la ciudad de una determinada manera y aparte un espacio perdido, aislado, que recrea políticas de género: se trata de una conformación y una mirada integral. Estamos ante una oportunidad histórica y no se puede desaprovechar: hay una enorme energía, unas ganas de participar, de protagonizar y debatir, una capacidad colectiva que se respira en múltiples ámbitos y que se viene expresando con las movilizaciones en las calles. Esa subjetividad hay que interpretarla, canalizarla y volcarla en políticas públicas, que vuelva ese energía y se retroalimente todo el tiempo. Es un desafío enorme vinculado a un fenómeno muy presente y muy genuino, al igual que todo lo que tiene que ver con el ambiente. Hay que dar una pelea también en relación a politizar también el ambiente, hay que ocupar espacios, organizarse y dar peleas, no solo conmoverse ante la deforestación de bosques nativos o la imagen de un pingüino empetrolado. Tenemos problemas hoy acá en Morón: qué hacemos con los residuos, qué hacemos con las industrias, con las vertientes…  Hay que “politizar el ambiente” y “ambientilizar la política”, las dos cosas.

 

Una mirada integral del Hábitat… ¿esta preocupación se va a expresar con una jerarquización del área en tu gobierno?

Sí, va a estar adentro del gabinete. Con distintas responsabilidades, pero va a estar jerarquizada.

 

En esa línea, ¿cómo va a ser el futuro gabinete?

Nuestro equipo de gobierno va a procurar la paridad, va a contener a la diversidad de organizaciones, trayectorias e identidades políticas que hoy forman parte del Frente de Todos. Eso está buenísimo, porque hay muchos cuadros, con mucha capacidad y muchas ganas. Va a ser un gobierno que tenga como premisa fundamental no perder jamás de vista la humanización de las decisiones: saber siempre el impacto que las decisiones tienen en cada vida. Y un gobierno de proximidad, accesible, con el que se pueda hablar, que escuche, un gobierno sensible, que se nutra de lo mejor que tiene nuestra comunidad.

 

En tus años como intendente y también en estos años que no lo fuiste, siempre cualquier vecina o vecino te podía cruzar por la calle.. ¿Eso va a seguir siendo así?

Sí, claro. El gobierno municipal tiene como rasgo distintivo la proximidad, el cuerpo a cuerpo, el mano a mano, tener muy presente la necesidad de cada barrio. Eso es un capital. Para mí el bien más preciado de todos, que es intangible, es la confianza, incluso de aquellos que no nos votaron. La confianza es un capital que se construye en muchos años y se puede dilapidar con una sola acción. ¿Cómo se alimenta la confianza? con el vínculo, la proximidad, el rendir cuentas, con que te vean cerca y te sientan cerca, que te vean, que te escuchen y puedas escuchar. Eso para mí es un ejercicio permanente.

 

¿Cómo será la ceremonia de asunción?

Va a ser el miércoles 11 de diciembre, a las 18, en la Plaza Gral. San Martín. Una propuesta austera pero no por eso menos sentida, queremos que toda aquella persona que quiera acercarse a la Plaza venga a compartir. Es un momento de renovación de la democracia, con un contenido de celebración pero también la responsabilidad de asumir compromisos nuevos. Y estará amenizado con una propuesta artística.

Quiero fundamentalmente que exprese esto de la proximidad: en la plaza nos vamos a ver, a escuchar, a estrecharnos las manos, pueden acercarme propuestas, ese momento para mí debe simbolizar la forma en que tiene que ser toda la gestión.

 

La cartita con reclamos…

La cartita con el reclamo, que contenga los datos para después poder comunicarme, mirar a los ojos a  la persona y decirle si se puede ahora, o no, o en qué tiempo se va a poder dar la solución. La política no puede perder nunca la dimensión humana.

 

Volviendo la vista hacia atrás, los últimos 4 años fueron muy dolorosos para mucha gente ¿Qué es lo que más te dolió de esta realidad?

La pérdida del empleo de muchos, la cantidad de gente que se quedó afuera… A mí como profesor en los bachilleratos de adultos me tocó vivir cómo empezaba las clases con 25,30 personas, y los cursos se iban desgranando porque no tenían para la SUBE…

Es doloroso cómo todo el tejido social se fue deteriorando en estos años.

 

En contraposición y mirando hacia adelante, ¿cómo es el Morón que soñás?

Un Morón que trabaje fundamentalmente por la dignidad de nuestro pueblo. Donde la persona que va al hospital no se vuelva a su casa sin haber sido atendida, donde los pibes no encuentren su aula clausurada porque se derrumbó el techo, donde los jefes o jefas de familia no se queden sin trabajo porque cerró la fábrica… el desafío es que la dignidad vuelva a estar presente. Que el laburo, la educación, la salud, la cultura dejen de ser privilegios para muy poquitos y efectivamente se constituyan en derechos del conjunto: ese es mi anhelo.

 

 

Somos Conurbano / Todos los Derechos Reservados